Naamán

Nuestra historia está basada en 2 de Reyes capítulo 5: 1-27

Naamán fue general del ejército Sirio, hombre valeroso en extremo, pero leproso. Damasco capital de Siria, al Este de los montes Anti Líbano y a la sombra del monte Hermón, sobre una meseta a unos 670 m.s.n.m. La región está regada por el rio Abana, que se divide en varios brazos antes de llegar a la ciudad. (Una tradición dice que uno de ellos es el rio Farfar bíblico), es el que Naaman aludió como mejor que el rio Jordán, por la gran cantidad de sus aguas cristalinas.

Estas aguas se transforman en un grande y fértil oasis al borde del desierto, hecho que justifica su importancia, haciendo la ciudad para el desierto lo que un buen puerto es para el mar.

En tiempos antiguos, buenos caminos partían de Damasco en todas direcciones. La ruta más corta entre Egipto y Mesopotamia pasaba por esta ciudad, que también se hallaba en el cruce del camino entre Siria y Transjordania, y conectaba Anatolia y la Mesopotamia del Norte con Arabia del Sur. Su posición en la encrucijada de las naciones hacía de Damasco “la cabeza de Siria”.

La zona es famosa por sus huertos y jardines y es regada por el limpio rio Abana (ahora Barada) y el cercano Farfar (según otras fuentes) Fueron muchos los reyes en Damasco, y estos a su vez, estaban en frecuente conflicto con los reyes de Israel.

En una ocasión Israel comenzó otra vez a atacar a su enemigo Damasco, pero Acab perdió su vida en la batalla que siguió, y los sirios victoriosos continuaron molestando a Israel durante el reinado de Joram hijo de Acab. (870 -850 a.C.)

NAAMÁN
NAAMÁN
NAAMÁN.pdf
Version: 1
546.6 KiB
982 Downloads
Details

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.