María Magdalena

Durante nuestro relato veremos cómo María Magdalena desde niña era muy inteligente y por ser muy mimada hacía lo que deseaba. Ya grandecita (6-10 años) se despertó en ella comportamientos extraños que los alimentaba muy calladita y esperaba la oportunidad para experimentarlos, la familia trataba de reflexionarla o castigarla, pero siempre era muy tarde. De tal manera fue desastroso en ella que también influyó en la familia que tuvieron que salir de Caná a Magdala, con el motivo de mejor bienestar para la familia.
Ya joven supo engañar a toda su familia aparentando inteligencia y dominio propio, no pudiendo dominar pasiones o demonios.
Los siete demonios que las escrituras nos dicen que ella tenía se manifestaban en diferentes oportunidades, y los iremos conociendo.
Caná, una pequeña aldea no muy lejos de la llanura de Jezreel, con árboles de sicomoro muy frondosos que aparentan ser enormes paraguas, albergaban en sus ramas nidos donde las aves fijaban sus residencias, y las abejas sus colmenas. Es un lugar definitivamente apacible y hermoso, pero sin muchos habitantes. Gran parte de Caná es un área montañosa llena de árboles, pero en su parte baja es apta para vivir y criar animales, de pastos verdes, riachuelos, y senderos, cuando se esta cerca del poblado, es imposible dejar de notar el fuerte aroma a perfumes que sale de las casas donde los preparan.
Una de esas casas es la de Etán su esposa Miriam, sus tres hijos Neftalí, Mesulám y la menor María.

Maria Magdalena
Maria Magdalena
Maria Magdalena .pdf
Version: 1
644.0 KiB
16 Downloads
Details

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.