Malco, el sirviente del sumo sacerdote

Cuando leemos en San Juan capítulo 18: 10, encontramos lo siguiente:

“Entonces Simón Pedro, que tenía una espada, la desenvainó, e hirió al siervo del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha. Y el siervo se llamaba Malco”.

Y luego leemos en Lucas 22:51

“Entonces respondiendo Jesús dijo: Basta ya; dejad. Y tocando su oreja le sanó.

Ahora recordemos esa escena. Nuestro amado Jesús allí en su última noche en el Getsemaní después de haber estado orando por espacio de unas horas no muy lejos de sus discípulos, escuchó una multitud que se acercaba para prenderlo “porque la hora se había acercado” ( daría su vida en sacrificio para salvar al hombre la muerte eterna) y en medio vio a Judas, uno de sus discípulos que apresuradamente se le acercó y le dio un beso, Jesús lo miró con inmensa compasión y le dijo: Judas ¿ con un beso entregas al Hijo del Hombre?.

En ese momento Judás sintió la horrenda culpa de su delito y bajó la cabeza, pero era demasiado tarde para volver atrás porque inmediatamente la turba prendió a Jesús y uno de sus discípulos en este caso Simón Pedro cortó la oreja derecha de Malco el sirviente del sumo sacerdote Caifás. Mas Jesús se acercó a él y le sanó.

Malco, el sirviente del sumo sacerdote
Malco, el sirviente del sumo sacerdote
Malco, el sirviente.pdf
Version: 1
521.1 KiB
5285 Downloads
Details

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.