La Tentación

La idea bíblica de la tentación no es fundamentalmente la de seducción, como ocurre con el uso moderno, sino la de juzgar a una persona o ponerla a prueba, lo que puede hacerse con el caritativo propósito de probar o mejorar su carácter, como así también con el fin malicioso de poner al descubierto su debilidad, o sorprenderlo en una mala acción.

El sustantivo hebreo es “massa” = “tentación” Y los verbos en hebreo son “masa” = tentar; “bahan” = probar (metáfora tomada de la refinación de metales).

La Biblia de los LXX y el N.T. utilizan como equivalentes el sustantivo “peirasmos y los verbos peirazó y dokimasó, éste último corresponde en significado al de bahan. (Nuevo Diccionario Bíblico: Douglas & Hillyer)

“Dios pone a los que más aprecia en situaciones de prueba directamente o indirectamente, para refinar la obediencia y para fortalecer la confianza, satanás también prueba, pero solo para causar daño o destruir la fe y la obediencia y provocar exasperación y rebeldía en contra de Dios.” (Nuevo Diccionario de Teología Ferguson&Wright&Packer).

La Tentación
La Tentación
TENTACION.pdf
Version: 1
1.1 MiB
79 Downloads
Details

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.