La justificación

Los espíritus más brillantes de la humanidad  probablemente no puedan imaginar en su mínima expresión, la forma de vida de Adán y Eva, no solamente en el tema del escenario  que  rodeaba  a  la  santa  pareja  sino  en  la naturaleza del sentimiento que embargaba sus espíritus, que se encontraban  en perfecta armonía con  el Creador en el marco de la magnífica creación que salió de la mano del Altísimo y Supremo Señor.

¿Cómo podríamos definir su estado espiritual? Busquemos  ayuda  en La  Palabra:

He aquí, solamente esto he hallado: que Dios hizo al hombre recto, pero ellos buscaron muchas perversiones. (Eclesiastés 7.29) RV

Tan sólo he hallado lo siguiente: que Dios hizo perfecto al género humano, pero éste se ha buscado demasiadas complicaciones.» Nueva Versión Internacional

Solamente he encontrado lo siguiente: que Dios hizo perfecto al hombre, pero este se ha complicado la vida. Sociedades Bíblicas Unidas. Biblia de Estudio.2000

Y a ese estado de perfección se añade

…: Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios. (Levíticos 19.2)

Así,  podemos  definir  la  condición  primera  de  nuestros  primeros  padres  como “perfectos” impregnados de “santidad”, mismas que son perdidas como consecuencia del  pecado.  Recordar  es  preciso  que  Dios  requiere  de  su  pueblo  que  seamos “perfectos” e insistimos en  el tema cuando hoy por hoy hay voces desde los púlpitos que  dicen  que  “no  hay  perfectos”,  a  los  tales  habrá  que  recordarles,  a  manera  de ejemplo los siguientes textos:

Perfecto serás  delante de Jehová tu Dios.  (Deuteronomio 18.13)

Sed,  pues,  vosotros  perfectos,  como  vuestro  Padre  que  está  en  los  cielos  es perfecto. (Mateo 5.48).

Además, es claro que el requerimiento fue, es y será siempre el mismo:

Porque  yo  soy  Jehová  vuestro  Dios;  vosotros  por  tanto  os  santificaréis,  y  seréis santos, porque yo soy santo; … (Levítico 11.44)

Bueno, ¿cuál es la situación luego del pecado? Tratemos de comprender la situación, la  “santa”  pareja  como  consecuencia  del  pecado  ya  no,  es  más,  ni  “perfecta”  ni “santa”  y  obviamente  perdieron  su  vestido  de  “inmortalidad”.   Ahora  bien,  son  dos
condiciones  que  deben  ser  recuperadas  por  la  humanidad.

la Justificación
la Justificación
La Justificacion.pdf
Version: 1
796.2 KiB
5 Downloads
Details

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.