Hanton, el centurión convertido al pie de la cruz

En la ciudad de Listra al sur de la región de Galacia no muy distante de Tarso (todos estos lugares conquistados por los romanos) vivía la familia de Zagredis descendientes de griegos pero asentados por muchos años allí en Listra. Un lugar muy pintoresco con lindos riachuelos y hermosos campos, sembrados con diferentes cereales que daban diferentes tonos de verdes y de esta misma forma se llenaban también de flores multicolores dando así la impresión de una bellísima pintura dada por la pincelada artística y llena de amor de Nuestro Señor Jesucristo mostrándonos una vez más su amor, sabiduría y su poder creador.

Zagredis y sus cuatro hijos eran agricultores, tenían sus campos sembrados de trigo, centeno y cebada y esto requería de una siembra y cosecha casi constantes y para este arduo trabajo, la familia debía estar bien alimentada y sana, efectivamente era así, los cuatro jóvenes eran saludables, fuertes y simpatiquísimos y muy cordiales en su trato con la gente, además con mucha dedicación y responsabilidad en sus trabajos. En ese entonces no existían escuelas públicas, por esa razón solamente la gente pudiente podía contratar para sus hijos maestros que viniesen a sus hogares para impartir sus conocimientos.

Hanton, el centurión
Hanton, el centurión
Hanton, el centurion.pdf
Version: 1
438.3 KiB
842 Downloads
Details

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.