El estado de los muertos

El infierno es una de las “creaciones” del enemigo, e incrustado en el centro de las religiones y/o filosofías del hombre con el propósito de mostrar un Dios ambivalente, un Dios que castiga fieramente a quienes desobedecen. Solamente quien está saturado de oscuridad y maldad puede dar lugar a semejante escenario, que con tintes mas o menos muestran a lugares de tormento donde las “almas” de las personas que no han obedecido a Dios (acá podemos observar la marcada intención de ligar el asunto con La Ley de Dios, pues ¿cómo se determina que una persona va a ese antro de dolor?, ¿con qué Ley?) deben purgar sus deudas. Es tal la confusión que rodea al asunto que uno no sabe si la persona, que supuestamente se esta asando en el lugar, lo hará por tiempo indefinido, por un tiempo, o qué¿? Esta “creación” da lugar a pensar que no existe la muerte y que en consecuencia, la afirmación del mal en el Edén de: “No, no morirás”, es cierta. No debe escapar a nuestra atención que el solo hecho de pensar que existe un lugar donde las pretendidas “almas” se están friendo, es aceptar que en el fondo no se muere y que en consecuencia al no existir la muerte, la Ley de Dios no está vigente. Todos los ataques del enemigo están dirigidos en última instancia a La Ley, pues es ella la que lo desenmascara y lo muestra en la verdadera naturaleza de su ser: muerte.

Estado de los muertos
Estado de los muertos
Estado de los muertos.pdf
Version: 1
410.1 KiB
323 Downloads
Details

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.