Simón el Cireneo

Simón el Cireneo

En esta ocasión para nuestra historia tomaremos el libro de Marcos 15: 21 Y obligaron a uno que pasaba, Simón de Cirene, padre de Alejandro y de Rufo, que venía del campo, a que llevase la cruz. A este gran hombre trataremos de imaginar y tratar de narrar como fue su figura física, su carácter y sus virtudes. Simón el cireneo llevó la cruz de nuestro salvador Jesús hasta el Gólgota. Este privilegio concedido desde los cielos, Simón en ese momento no lo comprendió, pero pasando las horas hasta que Jesús murió, fueron para este buen hombre, suficientes para reconocer que era el Salvador del mundo, pero que necesitaba saber mucho de...

Leer más

Uziel, el malechor convertido en la cruz

Uziel, el malechor convertido en la cruz

Y le dijo a Jesús: Acuérdate de mí, cuando vengas en tu reino Lucas 23: 42 Hubo un hombre llamado Uziel, que clavado en una cruz al lado de Jesús miraba intensamente Al Salvador, y su corazón se lleno de esperanza y definitivamente creyó que: En Jesús estaba la vida, y que por su vida pecaminosa, el justo pagaba por el injusto. Y llenándose de la mirada, aunque agonizante del Salvador, pero llena de amor, abriendo la puerta de su corazón le dijo; Señor acuérdate de mí cuando vengas en tu reino Lucas 23:42,y sintió el perdón de sus pecados y la luz de la esperanza de volver a ver su rostro. Estas fueron las últimas palabras del Uziel, el malhechor arrepentido, conocido como el ladrón bueno. Nuestra historia está basada en evangelio de Lucas 23: 39 – 43. Empecemos nuestra imaginaria historia. Uziel y Simón su hermano mayor,...

Leer más

Zaqueo, el cobrador de impuestos

Zaqueo, el cobrador de impuestos

Esta historia está basada en el Evangelio de Lucas en el Capítulo 19: 1-10 de Las Sagradas Escrituras. Jericó era un hermoso valle lleno de árboles frondosos que bajo sus ramas la gente encontraba una frescura acariciadora que como resultado era la paz y tranquilidad, en sus pastizales los animales comían y se recostaban, saltaban y corrían alegremente junto a los niños que nunca se cansaban de jugar y hacer un sin fin de piruetas. Una familia muy unida y feliz era la de Abdón y su esposa Mical que junto a sus cinco simpáticos y saludables hijos gozaban también de su lindo lugar natal pues no había un día que no descansasen y jugasen en esos hermosos campos y era ahí cuando Abdón y su esposa no cesaban de hablarles a sus hijos de Dios y las maravillas de su creación, de su grande amor por el hombre,...

Leer más